El casco antiguo de Bard

Desde siempre el destino del casco de Bard ha estado estrechamente vinculado a las vicisitudes del Fuerte.

EL CASCO DE ANTANO

Il borgo Ieri...
La aparición del casco medieval puede corresponder a la época en que se constituyó el conjunto homogéneo, con la estructura de defensa enrocada en el contrafuerte, donde se situaba el antiguo castillo. Probablemente, estaba compuesto por un recinto amurallado, con dos puertas de acceso, una al este y otra al oeste; de la primera quedan escasas huellas, mientras que la segunda ha sobrevivido hasta nuestros días y coincide con el arco del Palacio. En cambio sí se sabe, a ciencia cierta, que en la época del asedio de Napoleón ambas puertas disponían de puentes levadizos. Muchas edificaciones se construyeron sobre los antiguos muros romanos (aún visibles en varias bodegas) constituyendo la base de asentamiento de la misma calle; de aquí la presencia frecuente de paredes con fuerte pendiente. Debajo de las casas, en profundidad, hasta desembocar en el río Dora, fluye el Furiana, antiguo canal de escorrentía de las aguas residuales realizado por los Romanos, todavía en funcionamiento.
Siendo el paso obligado para entrar y salir del Valle de Aosta, el casco no tardó en enriquecerse gracias a los intercambios, comercios y peajes que permitían abrir las "puertas" y que fueron abolidos por los Saboya en 1783. Hasta esa fecha, todas las mercancías, incluso los animales, eran minuciosamente tasados y catalogados; sabemos que por Bard pasaron géneros exóticos y de lujo como la sal, las especies y la seda, animales como gavilanes, monos, halcones y caballos de cualquier raza. En 1862, el tráfico queda encauzado por la nueva carretera, comenzada en1856, que constituye el tramo actual de la SS. 26. Por un lado, esto ha llevado a un progresivo aislamiento del casco y a su consiguiente decadencia, por otro, los edificios de valor histórico han quedado preservados de los abusos de la construcción y de las contaminaciones modernas, manteniendo inalterado el sabor de antaño, que sigue fascinando al visitante. 
 

EL CASCO HOY DIA

Il borgo oggi...

El casco de Bard es un enclave típico de paso surgido a lo largo de la vía romana. Hoy en día se presenta en su ordenación urbana medieval y conserva valiosos edificios residenciales de los siglos XV-XVI. Contamos unos 25 de ellos, clasificados por los historiadores de arte, debido a detalles arquitectónicos característicos, como ventanas en crucería, frescos en las paredes, bíforas y viret, es decir escaleras de caracol de piedra, con peldaños que se abren en abanico alrededor de un eje central. Recorriendo la única calle del casco antiguo, se respira el auténtico clima de antaño, que es aún más sugerente en el transcurso de manifestaciones y eventos organizados durante el año: los nacimientos que iluminan toda la calle en las noches de diciembre, los desfiles en trajes medievales durante el carnaval o en los festejos del 15 de agosto, o bien durante el Marché au Fort (mercadillo): jornada enológica y gastronómica que se organiza el segundo domingo de octubre de cada año.
 
 
  • PARTNERSHIP